Yo Siento Que Algo Bueno va a Suceder

  • Los gemidos que no se pueden pronunciar son a menudo oraciones que no se pueden rechazar.
  • La verdadera oración es el intercambio del corazón con Dios.
  • A veces, cuando no recibimos consuelo en nuestras oraciones, cuando estamos quebrantados y abatidos, es cuando realmente estamos luchando y prevaleciendo en la oración.
  • La oración llena las alas de los aguiluchos de Dios para que aprendan a montar por encima de las nubes. La oración aporta fuerza interior a los guerreros de Dios y los envía a la batalla espiritual con sus músculos firmes y su armadura en su lugar.
  • ¡No sabemos lo que la oración no puede hacer!
  • Nada trae tanta delgadez al alma de un hombre como la falta de oración.
  • La oración destruye las dudas, el remedio de la ruina, el antídoto de todas las angustias.
  • Todo lo bueno nace en la oración y todo lo bueno brota de ella.
  • Continúe en oración, y aunque la bendición se demore, debe llegar; en el propio tiempo de Dios debe aparecer ante ti.
  • Nos guste o no, pedir es la regla del reino.
  • Cualquier cosa es una bendición que nos hace rezar.
  • Prefiero enseñar a un hombre a orar que a diez a predicar.
  • Pero si uno descuida su armario, entonces todo el mal proviene de él.
  • Creo que Dios escucha sus oraciones porque hay una obra secreta del Espíritu en su interior que le enseña a orar.
  • La verdadera oración es un acercamiento del alma por el Espíritu de Dios al trono de Dios.
  • Ore hasta que pueda orar; ore para que le ayuden a orar y no deje de orar porque no puede orar. Porque es cuando piensas que no puedes orar que es cuando estás orando.
  • La oración nunca puede ser excesiva.
  • La oración ciñe la debilidad humana con la fuerza divina, convierte la locura humana en sabiduría celestial y da a los mortales atribulados la paz de Dios. No sabemos lo que puede hacer la oración.
  • La oración es la fuerza de una criatura, su propio respirar y ser.
  • La oración no es un requisito difícil, es el deber natural de una criatura hacia su creador, el homenaje más simple que la necesidad humana puede rendir a la generosidad divina.
  • La oración es el nervio delgado que mueve el músculo de la Omnipotencia.
  • El hombre que tiene la boca llena de argumentos en oración pronto tendrá la boca llena de bendiciones en respuesta a la oración.
  • El hombre que, a pesar de la enseñanza de las Escrituras, trata de orar sin un Salvador, insulta a la deidad.
  • El barco de la oración puede navegar a través de todas las tentaciones, dudas y temores, directamente hacia el trono de Dios.
  • La oración y la alabanza son los remos con los que un hombre puede remar en su barca a las aguas profundas del conocimiento de Cristo.

Cuando realmente no sé qué orar o cómo orar, tomo las palabras de Dios y las convierto en mis oraciones. Dannah Gresh, la madre e hija de un año Devo
Palabras de aliento

Es fácil arrodillarse en la iglesia y agachar la cabeza, orando para que Dios te perdone, pero también debes enfrentar lo que has hecho y lidiar con ello de una manera directa y franca. Stephen Arterburn, Vivir sin arrepentimientos
Error

Recuerde, nuestras oraciones no necesitan ser largas. Dr. David Jeremías
Recuerde, nuestras oraciones no necesitan ser largas. A veces, solo una palabra o dos serán suficientes. Dr. David Jeremías
Palabras de fe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *