Jesús es el pan de vida | Reflexión Cristiana

Jesús es el pan de vida | Reflexión Cristiana

Jesús sabía que después de su muerte y habiéndose levantado de los muertos en su gloriosa resurrección Él se convertiría para muchos no tan sólo en su Salvador, o solamente en el perdonador de sus pecados sino también en su razón para vivir, su motivación, fortaleza eterna y El Nombre de Jesús estaría tan enraizado en los corazones de sus seguidores que la gran mayoría ocuparían día y noche trabajando, creando, escribiendo, en pocas palabras alimentándose y alimentando a otros con el pan celestial: Cristo Jesús.

Pensar en pan era algo que abarcaba muchas áreas de la vida social, la manufactura del pan ocupaba tanto el tiempo y el esfuerzo de muchos hombres y mujeres judías los cuales se dedicaban precisamente hacer el pan diario para alimentar a los niños, a los ancianos, a los adultos, a los hombres, a las mujeres, a los extranjeros, a los judíos, a los romanos, a los griegos y a todo aquel que pasara por las ciudades de Israel en los tiempos de Jesús.

Que belleza, ¿verdad? Jesús el pan de vida no sería de propiedad privada de nadie, su obra alimentaria al mundo entero sin límites de edades, sexo, nacionalidad.

Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, más mi Padre os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.

Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.

Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *